Slider

lunes, 2 de noviembre de 2015

"205 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA"

Bacterias podrían recuperar suelos afectados por incendios

A través de la captura de nitrógeno del ambiente y la absorción efectiva del fósforo, estos microorganismos ayudarían a devolverle la fertilidad al suelo.



En este sentido, el director del grupo de investigación de Biología Molecular, Jaime Eduardo Muñoz, desarrolla el proyecto “Determinación de bioindicadores que evidencien la evolución de la recuperación de la calidad del suelo con base en métodos de análisis espacio–temporales en áreas afectadas por incendios forestales”.

Así pues, para identificar las bacterias se realizaron ocho salidas de campo en las que se hicieron nueve muestreos de zonas donde se presentaron incendios recientes y no recientes en los municipios de Santiago de Cali, Yumbo, Jamundí y Tuluá.

A las muestras de suelos se les efectuaron análisis físico–químicos, biológicos, microbiológicos y moleculares para identificar las condiciones de los mismos. Una vez se encontraron las diferentes especies de microorganismos (bacterias), se caracterizaron molecularmente mediante secuenciación y se les realizó una descripción morfológica a cada una de las bacterias.

Por su parte, los incendios pueden presentar temperaturas que van desde los 100 grados centígrado (° C) a más de 500° C según diversos factores, como por ejemplo la combustibilidad (facilidad de incineración) de la vegetación, explica Adriana Martínez Arias, investigadora asociada al proyecto de la Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira.

Esas altas temperaturas que ocasionan los incendios modifican la estructura de los suelos (los deforman) y volatilizan algunos elementos de importancia para el crecimiento y desarrollo de las plantas, como la materia orgánica.

Es ahí donde entrarían a jugar un importante papel de recuperación las bacterias a través de procesos de fijación de nitrógeno (N), ya que dicho elemento representa el 78 % del total del aire en el ambiente, y al integrarse en el suelo permite el crecimiento de las plantas; esta sería, entonces, una alternativa potencial para hacerle frente a las intensas conflagraciones evidenciadas en el Valle del Cauca.

Las bacterias que ayudarían pertenecen al género Bacillum y poseen mecanismos para sobrevivir ante dichas condiciones. En este caso, el Bacillus spp libera endosporas, que son células que permiten la supervivencia de la bacteria porque están en el suelo a temperaturas menos extremas.

Además se confirmó, como lo menciona la revisión bibliográfica de los investigadores, que ese género de bacterias puede crecer en suelos medio ácidos (pH 4,8) como los que se encontraron en las zonas que habían experimentado incendios y de donde se tomaron muestras.

Por otro lado, “este año se esperaban condiciones más leves que las que se han venido presentando”. Según información del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Valle, hay cifras preliminares de 3.708 incendios ocurridos desde el 1.o de enero al 30 de septiembre de 2015, menciona Fabio Calero Montealegre, funcionario de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC).

De igual forma, son 11.000 hectáreas (h) afectadas, la mayoría de las cuales son pastizales (4.073 h), el resto de daños abarca zonas como parques, lotes y áreas rurales, entre otros. “Nuestra actividad principal es mitigar los incendios porque son un problema para nosotros, teniendo en cuenta que se ocasionan por actividades de origen antrópico (humanos), es decir, por descuido, negligencia o intencionalmente”, indicó el funcionario Calero.

Con el fin de atenuar esta situación, se estableció un convenio entre la CVC y la U.N. Sede Palmira, titulado “Apoyo para la gestión del riesgo de incendios forestales del Valle del Cauca”, en el cual el funcionario Calero Montealegre es el enlace con la entidad ambiental, mientras que por la Universidad lo es el doctor en Ciencias Agrarias Jaime Eduardo Muñoz.

Se escogió a la Institución “porque tiene un equipo de formación interdisciplinaria que permite aprovechar la experiencia investigativa potencial, propia de la Universidad”, comentó el funcionario de la CVC.

La fase que continúa en el proyecto tiene qué ver con la caracterización del aporte de los microorganismos en términos exactos en la fijación del nitrógeno.

“Este es un tema del que poco se ha investigado en Colombia, y donde la biología molecular puede realizar un importante aporte para establecer estrategias de conservación y recuperación de suelos afectados por incendios forestales”, concluye Rubén Darío Rojas Pantoja, uno de los ocho expertos asociados al grupo de investigación, conformado por estudiantes de pregrado, maestría y doctorado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario